Perfecto o nada

 

 

Me ha estado pasando durante mucho tiempo que me he planteado disciplinas de ejercicio, meditación, magia… lo que sea, y he acabado haciendo lo mismo.

 

Nada.

 

El principio ha estado siempre cargado de motivación. Quiero hacer esto para conseguir los siguientes beneficios, las siguientes experiencias o para evitar los siguientes problemas.

Una vez decidido a grandes rasgos empiezo a documentarme. Encuentro libros, páginas web, colegas, cursos… Empiezo a acumular información y a sentirme un poco abrumado por ella. Este suele ser uno de los primeros momentos en los que se da la tentación del abandono.

Respiro hondo y empiezo a discriminar el material siguiendo el criterio del pragmatismo sin olvidarme de un poco de sesgo por estética. A todos nos gusta disfrutar de lo que hacemos, al fin y al cabo.

Una vez reunido el material empieza la disección. Desbrozando por aquí y por allá me voy quedando con lo que creo que es el esqueleto práctico del asunto, descartando lo que considero subjetividad sobrante. Aquí llega la segunda oportunidad para el abandono, pues puede que el podado no termine nunca, o nunca se acabe de llegar al corazón del asunto o a una categorización práctica de las herramientas que nos deje satisfechos.

Y peor todavía es la cuarta oportunidad para el abandono, el perfeccionismo. En este momento me veo tentado de reunir todos mis libros y textos, experiencias y vivencias para empezar a retocar por aquí y por allá, haciendo que la forma de práctica que estoy diseñando sea lo más perfecta posible para el momento actual. Esto en si mismo no estaría mal si no fuera por un problema evidente: no solemos tener tiempo infinito para dedicar a nuestro estudio. Y si encima te ocurre como a mí y tienes una mente inquieta muy pronto te asaltarán dudas o nuevos proyectos e ideas, reclamando atención y esfuerzo y robando inercia.

¿Qué ocurre con esto? Que me es habitual acabar haciendo nada en concreto mientras diseño el plan perfecto para mañana. Porque mañana lo termino. Fijo. En serio.

 

Por eso desde hace unos meses vengo haciendo una simplificación del proceso anterior:

  • Empiezo por escoger una fuente lo suficientemente interesante y práctica.
  • Retocándola lo justo como para hacerla viable me hago una tabla de práctica regular. Empiezo a seguirla en cuanto la tengo diseñada.
  • A medida que pasan los días de práctica voy apuntando las modificaciones y añadidos que considero que le vendrían bien para mejorar, así como otras fuentes de las que puedo sacar información comparativa o para completar huecos.
  • No por ello paro de practicar.
  • Sigo con la práctica regular. Las adaptaciones y cambios a la tabla los voy haciendo lentamente, sin prisa y sin que se hagan efectivos hasta haber pasado el tiempo suficiente con la práctica como para hacerme una idea de en qué consiste y qué se siente tal y como está.
  • En cuanto ya considero que conozco algo del sabor de la práctica es cuando reestructuro el plan, todavía sin parar de practicar.
  • Cuando lo tengo lo suficientemente revisado como para considerarlo otra iteración del plan (que no el plan perfecto) lo pongo a funcionar. Si me obsesiono otra vez con que sea el plan perfecto me puede ocurrir que caiga en alguna de las oportunidades de abandono. Porque como ya dijo Voltaire, lo mejor es enemigo de lo bueno.

 

Esta es mi referencia para desarrollar un plan personal en base a mis conocimientos, experiencias, experimentos y fuentes. Si lo que estoy haciendo es probar una herramienta para ver cómo funciona trataré de seguirla al pie de la letra hasta que obtenga los resultados deseados o me convenza de que no me está funcionando. Pero ese ya es otro tema.

 

Referencias:

Voltaire (1772). La Bégueule.

Imagen tomada del artículo Perfeccionismo de Wikipedia.

Anuncios

Publicado por

Ago

Un artista interesado en ese lugar en que arte y mística se encuentran. An Artist interested in that point where philosophy, mystics and reality collide.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s