El mensaje de los gatos

Gato

Tengo un amigo al que durante un tiempo le picó la curiosidad el tema de la magia. Es una persona inquieta y aventurera que en ese momento estaba sufriendo una transformación bastante profunda, así que quería ver por si mismo si esta herramienta podía resultarle útil. Y ante todo quería ver con sus propios ojos si todo esto es real o no.

Empezamos con charlas y explicaciones. Yo me dedicaba a arrojarle distintas visiones del tema, paradigmas, explicaciones, modelos… para que pudiera familiarizarse un poco con el enorme mundo comprimido en la etiqueta magia y decidir desde qué ángulo acercarse a él.

Empezó con un Liber MMM (la parte para novicios del Liber Null de Carroll) suave: meditación cuando estuviera de humor y, para abrir boca, un sigilo.

 

Con las técnicas aprendidas en secuencia suele pasar una cosa, sabes cómo hacer cosas pero no sueles saber qué quieres o puedes hacer. Tras darle unas vueltas encontró el objetivo. En el jardín de su casa siempre había habido gatos y a él le encantaba observarlos. Los echaba de menos, por lo que encontrado el objetivo se puso manos a la obra.

Hizo el sigilo, lo cargó y, siguiendo las instrucciones del libro, trató de apartar el asunto de su mente. Seguimos hablando, siguió meditando y esperó a que algo ocurriera. Con el paso de los días empezaba a sentirse nervioso. Las meditaciones y un trabajo tan deconstructivo de su paradigma actual parecían estar haciéndole mella y no se sentía muy bien con ello. Además nada ocurría, con lo cual tenía frente a él la contradicción de una alabanza a los imposibles hechos realidad y un hechizo que no daba resultados.

Finalmente se dio cuenta de que no era su momento para la magia, ya tenía suficientes tensiones y problemas en su vida y prefería abordarlos desde un acercamiento que le resultara menos desconocido. Así que decidió hablar conmigo para abandonar el proceso, no practicar más y dejar de esperar a que desde su ventana se vieran gatos.

 

Y, cómo no, el sentido del humor del universo se manifestó. En ese mismo instante volvieron a verse gatos en el jardín.

 

De esta historia obtuve lo que parecían ser dos confirmaciones:

La primera es que este camino no es para todo el mundo. Ni falta que hace, hay multitud de ellos. Hay gente que dice que debes dejarte llevar por la divina locura y cruzar el abismo para llegar al otro lado. Yo digo que si ves que te está afectando de una manera que no te interesa o no te gusta y no estás completamente decidido a llevarlo hasta el final y arriesgarte a lo que sea que te pueda traer, mejor para, date un descanso, piensa detenidamente en qué te interesa y decide si este es un camino que quieras empezar a recorrer.

La segunda es que una de las maneras de bajar las defensas mentales que nos impiden manifestar nuestra voluntad es dejar de esperar resultados. Al abandonar la búsqueda abandonó también sus ansias de resultados, y con ello las últimas barreras que quedaban para permitir que lo imposible sucediera.

 

O tal vez fue todo casualidad.

 

Referencias:

Imagen de cabecera por Aker (2018).

Anuncios

Publicado por

Ago

Un artista interesado en ese lugar en que arte y mística se encuentran. An Artist interested in that point where philosophy, mystics and reality collide.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s