Respuestas mágicas ante el coronavirus

La crisis actual nos tiene a muchos de nosotros encerrados en nuestras casas, y peor aún, a otros encerrados en UCIs o vestidos con mortajas antes de tiempo. No sabemos qué viene ni a dónde nos llevará, no sabemos qué funcionara, pero sí sabemos que toda ayuda es poca. Por eso aquellos que practicamos podemos valernos de nuestras capacidades para mover los vientos de la magia a nuestro favor. Para eso añado aquí una serie de rituales e ideas que han surgido en el seno del IOT, la orden a la que pertenezco. Os invito a usarlos libremente.

Como dicen ciertos budistas, para el beneficio de todos, om, ah, hung.

Kawa Pohr, el espíritu sanador del IOT

Son muchos los diferentes espíritus, deidades y servidores que el IOT ha creado para beneficio de sus miembros. Algunos de ellos, como la deidad psicodélica Izawa, han sido hechos públicos, mientras que otros se mantienen de momento tras los velos del templo, podríamos decir.

Estos días El Pacto ha decidido dar a conocer a otro de sus espíritus, el sanador Kawa Pohr. Más que un servidor, menos que una deidad, este espíritu fue creado con capacidad de decidir cuál es el mejor camino para abordar un asunto propuesto por el peticionario y llevarlo al resultado que se le indica.

 

Su funcionamiento, su sello y dos formas de enlace

Kawa Pohr fue creado para ser capaz de curar a cualquier nivel, siendo equipado con una “experta programación heurística” respecto de la circunstancia humana, de manera que evalúa las necesidades del objetivo y se convierte en aquello que pueda cubrirlas.

A pesar de tener una forma habitual que se describe más adelante, cuando él (¿ella, ello?) lo considera adecuado aparece en la forma que puedan ser mejor recibida por los destinatarios del trabajo de curación.

Sello de Kawa Pohr

Como añadido en esta campaña contra el coronavirus podemos usar el siguiente sello, que enlaza los rituales que muchas personas están realizando por el mismo motivo. Ha sido creado dentro del IOT y compartido por el mago del caos Julian Vayne en su blog.

This image has an empty alt attribute; its file name is image-1.png
Ha sido convenientemente bautizado como Hearty (algo entre Sanote y Corazoncito).

Otro enlace muy adecuado para los rituales contra esta enfermedad es usar como banda sonora del ritual la pista de audio que ha creado el músico Eric Drass de Shardcore a partir del genoma del virus.

Cómo trabajar con Kawa Pohr

Aunque las instrucciones originales se dan en el Chaotopia! de Dave Lee, por la misma naturaleza de su creación no hay una forma específica de trabajar con este espíritu. A continuación muestro varios métodos de trabajo, así como sugerencias sobre cómo usar el sello Hearty para sumarnos a esta lucha contra el coronavirus.

 

Llamada a Kawa Pohr

La descripción asume que estás trabajando en grupo, aunque nada impide que lleves a cabo este ritual en solitario.

Limpiad y abrid el espacio ritual.

Cerrad los ojos y concentraos en el objetivo de la evocación.

Imaginaos en una playa al atardecer. El viento os rocía suavemente con gotas de agua de las olas que chocan contra la costa cercana. Anochece rápidamente.

Notáis un zumbido lento, un pulso de infrasonido. El latido resuena en vuestras mentes. Gradualmente comenzáis a distinguir sílabas, ecos lejanos de una palabra. Suena a “…munumm munumm…”.

Comenzad a entonar ese sonido a modo de mantra.

Miráis al mar, donde veis el leve brillo de una luz bajo el agua. La intensidad aumenta, creando destellos de delicados colores. Como si de un trozo de aurora se tratara, un círculo de luz titilante se mueve sobre la superficie del agua.

Entonad en voz alta el nombre del servidor: “Kawa Pohr, Kawa Pohr…”

De entre las aguas surge una enorme esfera que flota a unos centímetros sobre la superficie. Es de un color blanco lechoso, con destellos de octarino (el color de la magia que sólo se ve en estados de trance), amarillo, verde y rosa. Avanza en vuestra dirección y os envuelve. Os sumergís en ella hasta que os acoge completamente. A vuestro alrededor se agitan cintas de luz de colores, armonizándose e intensificándose.

Lo más probable es que si estáis usando el ritual para uso personal no necesitéis ir más allá. Quedaos ahí hasta que os parezca oportuno, pedidle que os devuelva a la playa, despedíos, volved a la conciencia normal y cerrad el espacio ritual.

Si vais a usarlo contra el coronavirus explicadle al servidor vuestra intención y pedidle que se ponga a trabajar en ello. A la vez podéis visualizar el sigilo, mostrándoselo al servidor. Una vez sintáis que el espíritu ha absorbido las instrucciones podéis despediros, volver a la conciencia normal, cerrar y limpiar el espacio ritual.

Para una sanación más profunda

Este ritual sigue donde se quedó el anterior.

La esfera os transporta sobre el océano, hundiéndose en las aguas con vosotros. Descendéis, descendéis, el agua se hace más y más oscura. Permitid que vuestros ojos recorran la silenciosa y oscura quietud. A lo lejos, en la superficie, se ve el destello del sol, hasta que os hundís lo suficiente como para perder de vista toda luz. A esa profundidad no hay más iluminación que la que el propio servidor despide.

De entre la oscuridad surge un destello distante. Hay algo en el fondo, y vais hacia allá. Un destello verde ocupa vuestra visión. El objeto se ve claramente ya. Es un trapezoide, una pirámide truncada de luz verde oceánica sólida, perfilada en púrpura metálico. Este es el hogar de Kawa Pohr, un lugar para las sanaciones profundas.

La esfera entra en el trapezoide, con lo que veis su interior. Es un laberinto cambiante de luz verde, de resplandeciente brillo submarino, que penetra vuestras células y os revitaliza, enseñándoos cómo sanaros a vosotros mismos.

Una vez hayáis sido bañados en esa luz todo lo que necesitáis, sois ascendidos y devueltos a la playa, donde podéis despediros del servidor, volver a la conciencia normal y limpiar y cerrar el espacio ritual.

Para usar el ritual contra la epidemia podéis manifestárselo así a Kawa Pohr y, si así deseáis, colocar el sigilo dentro de la pirámide de luz. Tras ello regresad como describo anteriormente.

Cómo enviar a Kawa Pohr a alguien

Haz la primera versión hasta que Kawa Pohr aparezca sobre las aguas. Indícale hacia quién le envías y qué es necesario hacer. Prepárate entonces para lanzar al servidor al éter.

Si estáis trabajando en grupo tomaos las manos formando un círculo. Volved a entonar el mantra que usasteis para llamar al servidor, dándole así poder. “…munumm munumm munumm…”.

Mientras el grupo canta el mantra una persona iniciará una cuenta atrás. Si se desea puede hacerla el grupo al completo. “………10…………9………….8……..7… 6…… 5……. 4……….3……2……….1………….”. Al grito de “¡Ahora!” termina la ceremonia. El servidor ha sido enviado.

En este caso no creo que sea necesario dar instrucciones específicas para convertir este ritual en uno contra el coronavirus, ya es un trabajo de sanación personalizado y puedes dar las instrucciones al servidor como consideres oportuno. Como antes, usa el sigilo si lo sientes adecuado.

Varias ideas para usar el sello de Hearty

En la misma publicación en la que Vayne comparte el sigilo para el trabajo contra el coronavirus, añade toda una serie de ideas para usarlo, a las que añado algunas sugerencias personales:

· Como foco para mandar nuestra solidaridad, preocupación, cuidado admiración y poder a todos los profesionales que luchan contra la epidemia.

· Como receptáculo de una conjuración para que surjan avances y descubrimientos en medicinas y tratamientos, vacunas, paliativos y cuidados.

· Como receptáculo de hechizos de guerra que debiliten la capacidad del virus para propagarse y mutar, ademas de reducir su poder y la severidad de su efecto.

· Como puerta para un trabajo chamánico o visionario de enfrentamiento directo contra el espíritu del virus.

· Como ancla para la manifestación de líneas de tiempo en las que nuestra especie ha respondido a este reto en formas que fomentan una vida mejor sobre el planeta y mejores relaciones, tanto con humanos como con no humanos.

Una forma de atraer esas líneas de tiempo es usar el sigilo de foco mientras hablamos solos, con un amigo, con un espíritu… generándonos “nostalgia del futuro”. Esto es, divagamos con pensamientos del tipo “¿Recuerdas cuando llegó el coronavirus COVID-19? Fue duro, y sufrió mucha gente, pero ¿te acuerdas de cómo todo eso nos ayudó a unirnos como humanidad y luchar contra la polución, el cambio climático, la desigualdad en la distribución de la riqueza? ¿Recuerdas cómo encontramos esa forma tan sencilla de curar la enfermedad, de eliminar el virus, y lo geniales que fueron las celebraciones de después, cuando salimos del retiro?”. Sueña en voz alta.

· Como puerta para la práctica de tonglen, inspirando el sufrimiento de los afectados y espirando alivio a su sufrimiento. Este ritual concreto llévalo a cabo si tienes abundante experiencia mágica o meditativa y estás en buenas condiciones físicas y psicológicas.

Un ritual elemental

El siguiente hechizo ha sido diseñado por un colega mago de Vayne que se encuentra físicamente en las trincheras de la guerra contra la enfermedad, trabajando en una unidad de cuidados intensivos. Al igual que los rituales anteriores, puede hacerse con o sin el sigilo. Una de las formas de incluirlo podría ser como círculo mágico dentro del que situarse y realizar el ritual. Las instrucciones son las siguientes:

Mirando hacia el este, relájate y concéntrate en el aquí y ahora.

Coloca una mano en el pecho, estirando la otra hacia delante. Recita:

“Por mi gente, por los míos, ofrezco cinco alientos.”

Inhala profundamente y recita:

“Inspiración, el aliento de la vida que es el aire. Una conciencia superior, permite que nos juntemos allí.”

Lleva tu atención al elemento del aire.

Gira hacia el sur. Inhala profundamente y recita:

“Un aliento por las llamas que traen acción y luz. Por la pasión, por el amor, álzate tras la noche.”

Lleva tu atención al elemento del fuego.

Gira hacia el este, inhala profundamente y recita:

“Un aliento por el agua que limpia y fluye, por las lágrimas, los sueños, las profundidades desconocidas.”

Lleva tu atención al elemento del agua.

Gira hacia el norte, inhala profundamente y recita:

“Inhala ahora y enraízate profundamente, por el aquí, el ahora, por la muerte y el renacimiento.”

Lleva la atención hacia el elemento de la tierra.

Mira hacia arriba. Inhala profundamente y recita:

“Un aliento por el espíritu que nos une. Por la unidad, por la verdad, ahora el círculo ha girado.”

Dedica un último instante a permitir que tu atención vaya a la gente, las situaciones y los objetos que nos han de ayudar en estos tiempos.

Perfecto o nada

 

 

Me ha estado pasando durante mucho tiempo que me he planteado disciplinas de ejercicio, meditación, magia… lo que sea, y he acabado haciendo lo mismo.

 

Nada.

 

El principio ha estado siempre cargado de motivación. Quiero hacer esto para conseguir los siguientes beneficios, las siguientes experiencias o para evitar los siguientes problemas.

Una vez decidido a grandes rasgos empiezo a documentarme. Encuentro libros, páginas web, colegas, cursos… Empiezo a acumular información y a sentirme un poco abrumado por ella. Este suele ser uno de los primeros momentos en los que se da la tentación del abandono.

Respiro hondo y empiezo a discriminar el material siguiendo el criterio del pragmatismo sin olvidarme de un poco de sesgo por estética. A todos nos gusta disfrutar de lo que hacemos, al fin y al cabo.

Una vez reunido el material empieza la disección. Desbrozando por aquí y por allá me voy quedando con lo que creo que es el esqueleto práctico del asunto, descartando lo que considero subjetividad sobrante. Aquí llega la segunda oportunidad para el abandono, pues puede que el podado no termine nunca, o nunca se acabe de llegar al corazón del asunto o a una categorización práctica de las herramientas que nos deje satisfechos.

Y peor todavía es la cuarta oportunidad para el abandono, el perfeccionismo. En este momento me veo tentado de reunir todos mis libros y textos, experiencias y vivencias para empezar a retocar por aquí y por allá, haciendo que la forma de práctica que estoy diseñando sea lo más perfecta posible para el momento actual. Esto en si mismo no estaría mal si no fuera por un problema evidente: no solemos tener tiempo infinito para dedicar a nuestro estudio. Y si encima te ocurre como a mí y tienes una mente inquieta muy pronto te asaltarán dudas o nuevos proyectos e ideas, reclamando atención y esfuerzo y robando inercia.

¿Qué ocurre con esto? Que me es habitual acabar haciendo nada en concreto mientras diseño el plan perfecto para mañana. Porque mañana lo termino. Fijo. En serio.

 

Por eso desde hace unos meses vengo haciendo una simplificación del proceso anterior:

  • Empiezo por escoger una fuente lo suficientemente interesante y práctica.
  • Retocándola lo justo como para hacerla viable me hago una tabla de práctica regular. Empiezo a seguirla en cuanto la tengo diseñada.
  • A medida que pasan los días de práctica voy apuntando las modificaciones y añadidos que considero que le vendrían bien para mejorar, así como otras fuentes de las que puedo sacar información comparativa o para completar huecos.
  • No por ello paro de practicar.
  • Sigo con la práctica regular. Las adaptaciones y cambios a la tabla los voy haciendo lentamente, sin prisa y sin que se hagan efectivos hasta haber pasado el tiempo suficiente con la práctica como para hacerme una idea de en qué consiste y qué se siente tal y como está.
  • En cuanto ya considero que conozco algo del sabor de la práctica es cuando reestructuro el plan, todavía sin parar de practicar.
  • Cuando lo tengo lo suficientemente revisado como para considerarlo otra iteración del plan (que no el plan perfecto) lo pongo a funcionar. Si me obsesiono otra vez con que sea el plan perfecto me puede ocurrir que caiga en alguna de las oportunidades de abandono. Porque como ya dijo Voltaire, lo mejor es enemigo de lo bueno.

 

Esta es mi referencia para desarrollar un plan personal en base a mis conocimientos, experiencias, experimentos y fuentes. Si lo que estoy haciendo es probar una herramienta para ver cómo funciona trataré de seguirla al pie de la letra hasta que obtenga los resultados deseados o me convenza de que no me está funcionando. Pero ese ya es otro tema.

 

Referencias:

Voltaire (1772). La Bégueule.

Imagen tomada del artículo Perfeccionismo de Wikipedia.

Una semana de ocultismo en letras, imágenes y sonido, 22.5.17

 

Una compilación de material que voy encontrando a lo largo de la semana que me llama la atención, me interesa o con el que me peleo y que encuentro relacionado al menos transversalmente con esta página.

 

Over the Garden Wall, por Patrick McHale para Cartoon Network (2014, original en inglés).

 

“Dave Lee fue una de las personas en la vanguardia de la magia del caos en los ochenta y noventa, tras lo que fue más allá con la respiración y el movimiento. Aquí nos presenta y enseña las técnicas base de movimientos dentro de la magia del caos utilizando el cuerpo y su poder: trance extático y acumulación de energía, respiración sanadora y, por último, una “circulación en tres receptáculos” basada en la alquimia. Durante todo esto habrá debate, participación y práctica. Para el practicante de magia que gusta de trabajar con el poder físico del sudor, la energía erótica y la respiración.”

Occult Energy in Embodied Magic, taller de Dave Lee en Treadwell’s London el 27 de mayo de 13:00 a 17:30.

 

Los Bodhisattvas de la compasión normalmente vienen portando espadas

Siempre habrá aquellos que teman sinceramente el cambio y crean que el fin de su forma de vida es el Apocalipsis final. Esta gente está equivocada y se podrían beneficiar de ser mostradas un poco de compasión, de ayudarles a entender (como he comentado anteriormente) que hay una diferencia entre temer la pérdida de tu forma de vida y temer la pérdida de tu vida PROPIAMENTE DICHA.

Pero también están aquellos que exigen respeto como una mordaza par silenciar las auténticas preocupaciones y necesidades de la gente marginada. Aquellos que no trabajan en absoluto desde la buena fe, que están usando el mismo razonamiento sobre el “respeto” para decir que se van a negar a escuchar a nadie que muestre rabia o miedo ante peligros existenciales REALES para sí mismo o aquellos que aman porque el tono de esa rabia o ese miedo no eran lo suficientemente “amable” o “respetable”. Porque aquella gente marginada han tenido la audacia de sentir rabia ante el hecho de que literalmente puedan morirse.

Y esta gente ingenua también merece compasión.

Pero las acciones compasivas que llevamos a cabo frente la ignorancia voluntaria y el odio manipulador son muy diferentes de las acciones compasivas que llevamos a cabo frente a los meros malentendidos, y hemos de ser adaptables ante ambas realidades.

Porque el Cielo está donde obtenemos exactamente lo que necesitamos en exactamente la forma que queremos, el Infierno donde obtenemos exactamente lo que queremos en exactamente la forma que lo necesitamos, y quiero que trabajemos en cómo obtener el lugar que nos da todo lo que queremos y necesitamos en todas las formas que lo queremos y necesitamos.”

Technoccult News: Neither Heaven nor Hell, and the All the Best of Both, por Damien Williams en su boletín de noticias (16.4.17, en inglés).

 

“Más adelante en la sesión se me dice que lo que consideramos demonios son “animales espirituales”, lo que confirma cosas que he canalizado anteriormente. Son seres mucho más espirituales que nosotros, hasta el punto de que su existencia es incomprensible desde nuestra perspectiva, y aún así confinados a los reinos astrales más bajos, más estructurados. En cierto modo son aún animales. También se me dice que “es 10.000 veces mejor ser un demonio que un humano”. Insisto, están más avanzados que nosotros pero aún no son dioses o ángeles, que es hacia lo que están trabajando. También se me informa de que tenemos que dejar de temerles y odiarles. Vale, lo tengo.”

Hilarious ganj-i-tation vision, por Thad McKraken en su página de Facebook (19.4.17, en inglés).

 

“(…)

Polarización

De un artículo de opinión en The Guardian:

La explicación más sencilla para los peligros vienen de un antiguo descubrimiento de las ciencias sociales llamado “polarización grupal”. Cuando personas de similar opinión se reúnen, hablan y se escuchan unos a otros habitualmente terminan con una versión más extrema de lo que pensaban antes de empezar a hablar.

Vigorizar un extremo del espectro inevitablemente llama a su opuesto. Al menos una parte es así por diseño deliberado y perverso. Pero es además un aspecto ampliamente observado de la psicología humana. Así, luchar contra los nazis lleva a un aumento en el número de nazis. Por lo tanto la cuestión se transforma no en si quieres ganar sino en cómo de rápido quieres la victoria.

Que no te atrape la polaridad. Que no es lo mismo que no hacer nada. (…)”

100 Days of Amplitude, por Gordon White en su boletín de noticias (28.4.17, en inglés).