¿Qué es la magia del Caos? Una breve introducción a la disciplina

Antes de empezar, un aviso. Esta no es una introducción a la magia del caos, sino a mi magia del caos, a lo que yo he leído, entendido, practicado y experimentado. La magia del caos de otro practicante, por su misma naturaleza curiosa, ecléctica y personal, puede ser totalmente diferente. A partir de aquí que cada uno trace su propio camino y busque sus propias fuentes y experiencias.

 

Historia y origen

Una parte importante de la historia de la magia del caos empieza con el IOT, el Pacto de los Iluminados de Tanáteros, así que comenzaremos por ahí.

De 1976 a 1979 el joven ocultista Ray Sherwin publicaba la revista The New Equinox, El Nuevo Equinoccio, centrada al principio en la magia ritual en general y en el trabajo del mago británico Aleister Crowley en particular. Más adelante la publicación evolucionaría hacia una visión más ecléctica de la magia. Peter J. Carroll, otro joven ocultista, era colaborador habitual en la revista. Ambos estaban a su vez en contacto con una floreciente escena agrupada alrededor de la librería londinense The Phoenix, El Fénix. Allí comprobaron el estatus quo del ocultismo, que encontraron rancio, crédulo y acientífico. Decidieron que era necesario un nuevo tipo de agrupación que abandonara los aspavientos, la ritualización y la adherencia ciega a la tradición para tomar un curso más escéptico y experimental frente a la creencia y la metafísica reinantes. Para ello publicaron un anuncio en su revista, donde se anunciaban como una meritocracia mágica heredera espiritual del Zos Kia Cultus del mago londinense Austin Osman Spare y la Thelema (Zélema) de Aleister Crowley, fusionadas con el tantra y el tao.

Como inspiración de la filosofía y praxis del IOT se encuentran las experiencias de sus fundadores con la extensa tradición mágica británica, la herencia del orientalismo postcolonial y la tradición mágica germana representada por órdenes como la Fraternitas Saturni. Entre sus fuentes contemporáneas están los escritos de Kenneth Grant sobre el Zos Kia Cultus y los textos de Ramsey Dukes (alias Lionel Snell), entre otros de los autores del revival británico de los 70.

Desde la primera fundación del IOT diversos templos fueron creados y disueltos en el período de 1979 a 1987 en Gran Bretaña, Australia y Austria. La fundación del IOT, Order of The Pact of The Illuminates of Thanateros, la Orden del Pacto de los Iluminados de Tanáteros, tal y como se conoce hoy día se da en 1987 en Renania, Alemania, junto al ocultista Ralph Tegtmeier, Frater U.·.D.·.. A partir de ahí se forma el primer templo británico en East Morton, Yorkshire, alrededor de los concurrentes a los cafés matinales de los sábados en la tienda The Sorcerer’s Apprentice, El Aprendiz de Hechicero, de Leeds, que distribuía los escritos de Carroll y Sherwin.

Los cismas comenzaron pronto. En 1980 Ray Sherwin abandona la organización al considerar que se está convirtiendo en igual de jerárquica que aquellas que rechazaba. Aunque el mayor cisma sucede en los 90. El ocultista y artista marcial Helmut Barthel crea una disciplina mágica llamada la magia del hielo, con la que gana el apoyo de muchos miembros del Pacto, entre ellos Tegtmeier. Carroll decide ponerse al corriente sobre el asunto cuando se le habla de la actitud de gurú autoritario de Barthel. La crítica de Carroll a este movimiento hizo que un tercio de la organización se escindiera. En 1991 Peter Carroll abandona también el grupo y junto a otros exmiembros lo declara muerto. Miembros actuales conceden en que el IOT de Carroll y Sherwin está muerto, mientras que el conformado por los actuales integrantes es hijo de aquel y tiene su propia vitalidad y camino.

Los textos escritos por Carroll y Sherwin durante su pertenencia al grupo serán considerados fundacionales para la que pasó a llamarse magia del caos. La Orden acogería o serviría de inspiración a multitud de individuos, foros, movimientos y filosofías. Entre las personas tocadas por esta disciplina de una forma u otra se encuentran ocultistas como Phil Hine, Charles Brewster, Dave Lee, Julian Vayne, Nikki Wyrd, Alan Chapman, Gordon White, Genesis P-Orridge, Jason Louv o Hakim Bey, el psicólogo Timothy Leary, el filósofo contracultural Robert Anton Wilson, el escritor William S. Burroughs o el guionista de cómic Grant Morrison. Entre los grupos surgidos con esta inspiración se encuentran Thee Temple ov Psychick Youth, Z(Cluster) o los DKMU y muchos otros más y menos conocidos. Más allá de las inspiraciones directas podemos decir que la impronta de lo que sus creadores empezaron a mover es indeleble en la concepción actual de la magia.

 

Las premisas fundamentales

Desde el principio de la magia del caos, incluso antes de adquirir el nombre actual y llamándose hechicería práctica, ha habido una serie de principios que han definido la disciplina. Si no se dan estos principios estaremos hablando de otros tipos de práctica. Si bien es cierto que no son exclusivos de la magia del caos forman el esqueleto de la misma.

– Nuestra percepción de la realidad no es la realidad misma, sino que está condicionada por nuestras creencias. La modificación de nuestras creencias afecta a lo que ocurre tanto dentro como fuera de nosotros.

– La realidad es maleable a través de la proyección de la voluntad.

– La adopción de estados de trance facilita el cambio de creencias y la proyección de la voluntad.

 

Herramientas de la magia del caos

Por su propia naturaleza ecléctica, personal e irreverente, algunos dirían pirata o saqueadora, no podemos hablar de unas herramientas específicas de la magia del caos. Cada practicante desarrolla sus propias técnicas de acuerdo a sus necesidades, gustos y experiencias. Esto no quita que desde sus orígenes unas técnicas se hayan popularizado más que otras, proporcionando un variado arsenal tanto para principiantes como para expertos. Estos son algunos ejemplos:

– Sigilos: La técnica de hechicería rápida de Austin Osman Spare es la herramienta que más ha calado de todo el repertorio de la magia del caos. Un sigilo o sello es la transformación de una intención, un objetivo o deseo, en un símbolo. De esta manera puede ser visualizado en estado de trance para afectar a la realidad.

Las explicaciones de por qué esto sucede son de lo más variadas y dependen del modelo de magia que se esté usando o que se crea. Una forma común de verlo es que a través de la visualización y el trance transmitimos a nuestro inconsciente nuestra intención, permitiendo que con su poder y sin la intromisión de nuestros miedos y contradicciones lo haga suceder. Hay muchas otras explicaciones posibles, como que alteramos el flujo de información universal, plantamos una baliza cuántica o entramos en contacto con la conciencia universal. A efectos de la técnica, la creencia en estas explicaciones no parece afectar más allá de servir como vehículos para la manifestación de nuestra intención.

– Trance: También llamado gnosis por muchos autores, el trance es un estado en el cual la mente se coloca más allá de nuestras preocupaciones, ideas y preconcepciones. De nuestro ego, dirían algunos. Según el tipo de trance esta separación se produce por una saturación que obliga a nuestro yo habitual a retirarse o por una relajación que acaba apagando nuestros circuitos mentales automáticos.

En corrientes modernas, como en los primeros escritos de Alan Chapman, se habla del trance como prescindible, con lo que estoy de acuerdo, aunque sigo considerándolo una valiosísima herramienta. Aparte de que tiene la ventaja de poder proporcionarnos experiencias de lo que se conoce como trascendencia del ego.

También hay escuelas que consideran el mejor trance el proporcionado por diversos tipos de drogas. No me voy a pronunciar a favor o en contra de esto. Me limitaré a decir que quien utilice estas sustancias conviene que sea una persona conocedora y que esté acompañado. Nadie quiere que su ritual termine con una visita a urgencias médicas o psiquiátricas.

– Salto de paradigma: Siendo un físico aficionado, Carroll probablemente tomó el concepto de paradigma del matemático Thomas Kuhn. La idea original de paradigma es una cosmovisión, una visión de la realidad, y aceptarla hace que ciertas cosas se den por sentadas mientras otras son desechadas inmediatamente. El cambio de un paradigma a otro se suele producir cuando los defensores de uno caduco desaparecen y los proponentes de uno nuevo pueden por fin trabajar desde él.

En la magia del caos se considera toda visión del mundo, todo sistema simbólico, como un paradigma. La fe que invirtamos en el paradigma que vivimos condicionará no sólo lo que pensamos, sino también lo que vemos y podemos llegar a hacer. Esto a nivel práctico parece tener mucho más alcance del que normalmente estamos dispuestos a concederle, por lo que un salto de paradigma adecuado puede potenciar enormemente nuestro trabajo mágico.

Este salto puede durar lo que sea necesario para la compleción del trabajo, desde unos minutos hasta años. Cabe destacar que este paradigma no tiene por qué ser uno existente, ni siquiera ha de estar basado en la realidad. Es muy común el trabajo con personajes de ficción o cosmovisiones inventadas.

– Magia de resultados: Una de las cosas que separa a la magia del caos de otras formas de magia es su especial énfasis en los resultados. La mayor parte de trabajos mágicos realizados por un mago del caos tienden a estar centrados en un cambio palpable a nuestro alrededor, consista esto en una transformación personal, la consecución de un objetivo o lo que considere oportuno el practicante.

¿Y qué es un resultado para esta disciplina? Habitualmente una sucesión de casualidades, sincronicidades, que terminen concordando con nuestro objetivo, aunque también se dan manifestaciones más dramáticas e inexplicables. Se ha apuntado que esta fijación con los resultados puede llevar a una visión restringida y materialista de la realidad, donde lo único que vale es lo que podemos ver o tocar. Para solucionar esto podemos utilizar los propios axiomas de la magia del caos y trabajar en ámbitos no tangibles. Aunque en esos casos, como en los anteriores, lo mejor es mantener un saludable escepticismo y valorar cada experiencia por si misma antes que como una realidad objetiva. A mi juicio los resultados nos sirven fundamentalmente para dos cosas: confirmar nuestra capacidad de ir más allá de lo que entendíamos que es la realidad y navegar por ella con un conjunto de herramientas privilegiado.

– Servidores: Otra herramienta que ha ganado abundante fama desde la magia del caos son los servidores, construcciones mágicas creadas por el mago para que realicen tareas puntuales o de diferentes duraciones. Parte de su fama se debe también a su controversia. Hay quienes consideran a los servidores almas atrapadas, espíritus sojuzgados, demonios, vampiros psíquicos o inteligencias propensas a descontrolarse. Ante la falta de evidencias claras mi visión tiende más hacia tratarlos de acuerdo con el paradigma que se haya usado para crearlos.

 

¿Cuál es la finalidad de la magia del caos?

Este es un tema todavía abierto a debate, ya que en última instancia hay tantas finalidades como formas de entender la disciplina. Un punto de vista popularizado por muchos autores es que la función última de la magia del caos es proveernos de lo necesario, cumplir nuestros deseos y ayudarnos a alcanzar un yo longevo, sano y eficiente. Desde el principio han quedado prácticamente apartados temas como la trascendencia y la iluminación, aunque por suerte desde hace unos años están volviendo a aparecer gracias a autores como Alan Chapman, Duncan Barford o The Kite.

 

¿Qué podemos hacer con la magia del caos?

Esta pregunta, otra vez, tiene tantas respuestas como practicantes, aunque de diferentes testimonios podemos hacernos una idea de qué han ido consiguiendo quienes los escriben.

La primera y más fácil respuesta es conseguir lo que queremos. Salvar a nuestro perro, que nos contraten, una videoconsola nueva… El límite dependerá de nosotros mismos, nuestros deseos, nuestra habilidad para manifestarlos y las posibilidades de que lo buscado suceda.

Como comentaba antes, esta postura suele ser criticada de materialista, a lo que personalmente respondo que la cantidad de experiencias acumuladas durante la búsqueda de la manifestación suele ser más que suficiente para llevarnos hacia un crecimiento personal o una suite en el manicomio. Desde la persecución de nuestros deseos o como búsqueda en si misma tenemos el apasionante punto de explorar quiénes somos, qué es estar vivo y cuál es la relación entre el yo y la realidad en conjunto. Esto puede sonar a la anteriormente denostada metafísica, pero no es necesario llegar a esos lares. Nuestras experiencias nos van a dar nuevas visiones y formas de entender las cosas, y un mago que mantenga un mínimo de higiene mental les dará un valor funcional, pues en última instancia no tenemos forma de saber si nuestras certidumbres son en algún grado un reflejo de la realidad última. En el mejor de los casos estas experiencias nos llevarán a un aumento de nuestra libertad y, paradójicamente, de nuestra aceptación de lo que no hemos conseguido cambiar (aún, quizá).

Y por supuesto cualquiera puede decidir explorar el trascendentalismo usando las herramientas de la magia del caos y ver a dónde le lleva.

 

Referencias usadas para crear el texto:

Dave Lee (2016). I Was There – A History of IOT.

Dave Lee (2017- ). Tales of Magic. The Illuminates of Thanateros, British Isles Section, Blog.

The Illuminates of Thanateros (2002). The Book.

Javier Calvo (2014). La revolución psicodélica. El estado mental, revista número 1.

Imagen cortesía de Wikipedia.

 

Lecturas recomendadas:

Peter J. Carroll (1987). Liber Null and Psychonaut. El primer manual de entrenamiento para desarrollar capacidades mágicas siguiendo el método de la magia del caos. Fuertemente cargado del estilo oscuro del autor pero enormemente recomendable por sus perlas y métodos.

Alan Chapman (2008). Advanced Magick for Beginners. Una revisión de la magia del caos y de la magia en conjunto rescatando el concepto de la iluminación.

Grant Morrison (2003). Pop Magic!, en el Book of Lies: The Disinformation Guide to Magick and the Occult, de Richard Metzger. El breve y directo texto de Grant Morrison sobre cómo desarrollar la práctica mágica.

Jason Louv (2005). Generation Hex. Crónicas sobre el uso de la magia en primera persona por practicantes modernos. Se ve especialmente cómo era el estilo anglosajón de los 90.

Dean Radin (2018). Real Magic: Ancient Wisdom, Modern Science, and a Guide to the Secret Power of the Universe. La magia vista con rigor y método desde la perspectiva de la ciencia experimental.

Una semana de ocultismo en letras, imágenes y sonido, 26.6.17

 

Una compilación de material que voy encontrando a lo largo de la semana que me llama la atención, me interesa o con el que me peleo y que encuentro relacionado al menos transversalmente con esta página.

 

31 nuevos poderes angélicos

Este artículo puede dar ideas de experimentación a quienes ya estén familiarizados con el libro The 72 Angels of Magick de Damon Brand (en inglés). Rondaba por mi cabeza la posibilidad de hacer nombres angélicos de seis letras en vez de tres y tratar de evocar al ente, a ver si hay sensación de contacto con una inteligencia.

“Se me suele preguntar si es sabio trabajar con varios ángeles a la vez. A veces lo es. Si tienes un gran problema que necesita atención a varios niveles puedes usar un ángel para aumentar tu habilidad, otro para evitar que la gente interfiera en tus proyectos y otro para hacer más fácil que la gente acepte tu trabajo, por ejemplo. Este tipo de trabajo a varios niveles puede funcionar bien. A veces no hay nada mejor que escoger solamente a un ángel para que obtenga el resultado que quieres. Si funciona no hace falta complicarlo.

Sin embargo hay muchas combinaciones de ángeles que nos pueden dar acceso a tipos diferentes de poder. Estas combinaciones de poderes funcionan rápidamente y exactamente como lo pides o no funcionan en absoluto, no hay término medio. Por tanto deberían usarse sólo cuando se esté listo a correr el riesgo.”

31 New Angelic Powers, por Damon Brand en The Gallery of Magick (29.6.17, en inglés).

 

Alex Jones y la Gran Duda

“Porque esa es solamente la pequeña duda, que es cuando pillas la primera parte correctamente. Pillas que la forma en que se nos ha enseñado a entender y percibir el mundo es errónea. Pero después tus propias pajas mentales te hacen creer que has descubierto La Respuesta.

La gran duda, por otra parte, es cuando dudas incluso de tus conclusiones.”

Alex Jones and Great Doubt, por Brad Warner en su blog Hardcore Zen (20.6.17, en inglés).

 

American Gods

“Vulcano – Eres lo que veneras.”

American Gods, por Bryan Fuller y Michael Green (2017, original en inglés), adaptada de la novela American Gods de Neil Gaiman (2001, original en inglés).

 

Fantasmas, ángeles y augurios de muerte: Los siete silbadores en el folclore minero

“Como hemos explorado aquí, la naturaleza mutable y polifacética del tropo de los siete silbadores le permitió servir a muy variados propósitos. Más que ser meramente una entretenida historia del siglo XIX para contar junto al fuego, el mito además fue evidentemente utilizado con propósitos políticos y prácticos. La difícil situación de los mineros de carbón huelguistas de Bedworth sirve de recordatorio de que el potencial alegórico del folclore a menudo es lo que asegura la longevidad de las historias. Tales mitos y leyendas encapsulan una variedad de lecciones y advertencias con la capacidad de incitar a la rebelión contra, o reforzar, las complejas y arraigadas normas sociales de identidad y comportamiento.”

Ghosts, Angels & Death Omens: The Seven Whistlers in Mining Folklore, por Eilís Philips para Folklore Thursday (18.5.17, en inglés).

 

¿Qué podría salir mal?

“Iba a convocar a Jehovah para darle un buen rapapolvo. Le iba a indicar sus errores, proporcionarle correcciones y avisarle de que le íbamos a estar vigilando, que mejor lo hacía bien de aquí en adelante. ¿Qué podía salir mal?

No, no me lo invento. Se lleva a cabo una mierda realmente estúpida en nombre de la magia del caos, y no, no termina bien. No preguntes.

En la magia hay un inevitable factor de riesgo. Esto se debe en primer lugar a que nuestra ignorancia es vasta. Ni siquiera se está de acuerdo en cómo funciona la magia, que es por lo que trabajamos con modelos de la magia. En segundo lugar, no es interpretación. Hay consecuencias reales. Si no funcionara no importaría, pero funciona.”

What Could Possibly Go Wrong?, por The Kite en su blog The Kite’s Cradle (25.6.17, en inglés).

 

El arte de memorizar. Seis formas de mejorar la memoria

“No se puede enfatizar lo suficiente la importancia de tener una buena memoria. No es sólo bueno para aprobar exámenes si estás estudiando, sino que además se puede aportar el argumento de que la memoria podría constituir el núcleo de nuestra personalidad. Nuestros recuerdos son parte fundamental nuestra. Poseer una memoria más eficaz nos hace individuos más eficaces y es un aspecto fundamental de la inteligencia. Por suerte hay ciertas cosas que puedes hacer para mejorar la memoria. Aquí vamos a explorar algunas.”

The Art of Memorization – 6 Ways To Improve Your Memory, por Jeremy Crow en su página de steemit (17.6.17, en inglés).

 

Ayuno absoluto: desintoxicación y salud

“Un pequeño análisis sobre el ayuno absoluto, también llamado ayuno seco, como herramienta de desintoxicación y limpieza del organismo, tras haberla experimentado en mí mismo.”

Ayuno absoluto: desintoxicación y salud, por Miguel Blázquez Rovirosa en su blog Sé volar pero no me acuerdo (23.6.17).

The Streams of Chaos 01

51ofnelkhil

Ha salido a la venta la compilación Chaos Streams 01, primera de una serie de libros reuniendo ensayos escritos por los miembros de la Sección Británica del IOT. Y lo que es más interesante desde mi perspectiva, ¡incluye una traducción de mi ensayo Follar, enriquecerse, vengarse! Allí está arropado por muy grandes nombres de la ocultura caota como son Frater Ahperl, Sator Julian, Frater Pelagius, Sator SyzygyThe Kite.

En él hay todo tipo de pensamientos al respecto de los temas de la magia, la iniciación, el trabajo en grupo, la magia en primera persona, la capacidad de los resultados de superar nuestra capacidad de asombro y muchos más aspectos de la magia del caos.

Aunque el texto al completo está en inglés estaré más que encantado de recibir vuestras críticas y comentarios.

No eres especial

No, no lo eres.

No tienes poderes mágicos inimitables.

Eres un ser humano (sea lo que sea que eso implique). Queda dicho de una forma directa y sin concesiones en esta maravillosa escena de El club de la lucha.

Tyler: Prestad atención, gusanos. No sois especiales, no sois un copo de nieve único y hermoso, sois de la misma materia orgánica en descomposición que todo lo demás. Somos la mierda cantante y danzante del mundo, todos formamos parte del mismo montón de estiércol.

Lo bueno de no ser especial es que eso te hace libre. Si tuvieras la completa seguridad de haber sido escogido para alguna gran tarea esa sería tu obligación vital, tu mandato de parte de Dios o los poderes que te la hayan asignado. La cuestión es que cuanto más la busco no acabo de ver clara esa gran tarea. En todo momento me da la sensación de que toda gran tarea no deja de ser una elección personal consciente o inconsciente, o en los peores casos una fantasía que nos domina o una tarea impuesta por otros hasta el punto de que la creemos nuestra.

“Tan sólo ser humano” no está en absoluto escaso de posibilidades para la acción, la exploración y el asombro. Tenemos capacidad de decidir y actuar, por lo tanto podemos usar nuestra libertad en la forma que mejor nos parezca.

Una buena forma de explorar este hecho es a través de la práctica mágica. Al ser una disciplina que nos da herramientas para desgranar campos supuestamente sobrenaturales (como una vez leí en no recuerdo qué texto de Alan Chapman, nada que no sea natural podría ocurrir), vamos viendo aquí y allá los límites de nuestras creencias y el cómo sujetan la narrativa de nuestra vida con alfileres.

 

El tema que nos ocupa suele empezar a surgir cuando se manifiestan resultados medianamente claros relacionados con nuestras prácticas mágicas, cuando empieza a aparecer en nuestra cabeza la noción de que tal coincidencia o tal suceso extraño puede que hayan sucedido por medio de una acción mágica nuestra. Aquí es cuando nos podemos llegar a plantear ¿tengo cierto poder porque soy un elegido, un ser superior, la reencarnación de algún ser poderoso o (escriba aquí su historia favorita)?

Para eso tendríamos que empezar preguntando ¿soy yo el que ha hecho que sucedan cosas a través de la magia? Para no ponerlo fácil: no y sí.

No, porque en el fondo es prácticamente imposible saber a ciencia cierta si tu voluntad ha sido la causante del efecto, no importa cuánto contrastes y cuántas explicaciones encuentres. Ahí tu mejor aliado es la estadística, el porcentaje de sucesos relacionados con tu practica que ocurren frente a los que no.

Sí, porque, aunque no haya seguridad total, si has llevado un registro de todo lo que has ido haciendo verás que las casualidades parecen estar en general alineadas con tus trabajos mágicos o tu etapa de desarrollo personal.

Entonces ¿es cierto? ¿Puedo hacer que ocurran cosas con sólo desearlo? ¿Soy el amo de la realidad? En cierto modo sí, al fin y al cabo puedes tomar decisiones y afectar el transcurrir de los eventos para que sucedan cosas, con magia o sin ella. Esto puede hacer que aparezca una narrativa que incluya ser el centro del universo, superpoderoso, la reencarnación de Son Goku o cualquier otro tipo de historia más o menos inverosímil. Y como seres que nos manejamos desde el lenguaje resulta extremadamente tentador creérnosla.

No la arrojes a la basura directamente sólo porque pueda ser una construcción fantasiosa, una narrativa bien hilada es un buen apoyo para posteriores trabajos mágicos. No la conviertas necesariamente en la base sobre la que apoyar tu vida, como con toda narrativa en algún momento le encontrarás algún punto flojo que hará necesario sustituirla por otra o darle unos remiendos. Mejor entrar y salir de ella con las herramientas de salto de paradigma para cuando nos pueda ser útil.

Un buen ejemplo de aires de superioridad y elitismo lo encontramos en el término muggle, adaptado de las novelas de Harry Potter de J. K. Rowling, para referir en ese universo a la gente que no tiene acceso a la magia. Me hace gracia sobre todo porque, al igual que un corredor entrena para una maratón a pesar de que todos sabemos en mayor o menor medida correr, las herramientas de la magia tienen como función potenciar lo que todos ya tenemos de base. Como dijo AOS mientras criticaba a los magos rituales en su Libro del placer (Autoamor):

Sus prácticas prueban su incapacidad, no tienen magia para intensificar lo normal, el goce de un niño o de una persona sana, ni para evocar su placer o conocimiento desde sí mismos.

Hay dos manifestaciones de este subírsenos a la cabeza la narrativa, estos delirios de grandeza, especialmente coloridas.

 

El mago superior

O el afectado por la magusitis. Según el acuñador del término, Phil Hine, es “el síndrome de la gente que, a pesar de lo que opinen sus pares de ellos, sienten que han alcanzado algún tipo de estado exaltado, que suele ser sinónimo de comportarse como un absoluto gilipollas”. McSprocket lo expone aún más demoledoramente en un hilo de Reddit diciendo “Creo que la primera iniciación del Gran Magus Señor Importante (G.’.M.’.S.’.I.’.) debería ser el llevar a cabo la invocación del Magus, inflando masivamente su Ego de Maestro de la Causalidad. En ese estado su ojo del culo es besado por los labios del Abismo y se alza colosal sobre las confusas cabezas de sus múltiples yoes, que no pueden siquiera musitar una petición de reconocimiento porque su cabeza está tan elevada en el Ain Soph Aur que se enlaza ourobóricamente con la Puerta Daathiana de manera que está constantemente haciéndole dulcemente el amor con la lengua a su propia próstata, encendiendo el fuego de La Serpiente Sin Retorno en una nauseabunda supernova pantagruélica de SOY TAN JODIDAMENTE GRANDE y entiendo cómo funciona todo y respétame y blablablá cállate mago gilipollas.”

 

El síndrome del salvador o complejo de mesías

Aunque la magusitis es una especie de subgénero de esta, la versión original sería el complejo de mesías. Este nombre se le da a un conjunto de síntomas que incluyen creer que tiene un don especial que nadie tiene, una misión que sólo uno mismo puede cumplir o el ser la reencarnación de Cristo, Buda o cualquier deidad o personaje relacionado con el entorno o la creencia del individuo. De hecho la gran cantidad de reencarnaciones de Cristo o del Buda histórico que hoy mismo caminan y hablan con nosotros ya deberían valer para hacer saltar alguna alarma de atención si se nos pasa por la cabeza.

Varias fuentes consideran esto un síntoma de psicosis, así que no está de más estar en guardia.

 

Los antídotos

Conozco tres grandes antídotos o vacunas contra estos delirios: hablar, comprobar resultados y meditar.

Hablar con gente de confianza, que vaya a exponerte con delicadeza y sinceridad lo que piensa, puede ayudarte a poner los pies en el suelo. Al fin y al cabo nos puede resultar mas sencillo escuchar a nuestros amigos cuando nos digan que podría ser que se nos esté yendo la olla, y puede resultar menos doloroso que descubrirlo de un desconocido. Si ves que existen posibilidades de que la cosa se te esté yendo de las manos lo mejor es hacer una pausa y visitar a un especialista.

Por otra parte buscar a otros que compartan intereses y prácticas ayuda a encontrar a gente que ha pasado por situaciones similares o que tiene conocimientos paralelos. Encontrar a los otros, como dijo McKenna (homenajeando a Leary), es siempre enriquecedor:

Internet nos muestra a todos, sin importar lo raro que seas, sin importar lo marginal que seas, sin importar lo peculiar que seas, al hecho de que hay otros como tú. Hay otros como tú. Encuentra a los otros. Uníos en una causa común. Date cuenta de que los tratos y amigos que hagas serán los que determinen dónde vas a estar cuando caiga el rayo, y esto es simplemente… obvio.

Hay, afortunadamente, más gente con estas cualidades que pueden llegarnos a parecer únicas o características de una elite si no contrastamos y nos quedamos solamente con nuestras propias impresiones.

 

Comprobar resultados, contrastar, como ya he dicho antes, es un buen antídoto contra la egomanía, porque no sabremos si hemos ejercido nuestra influencia sobre algo si no vemos de alguna forma que ese algo ha ocurrido. Si nos empeñamos en encantar sin buscar confirmación de los resultados sería como salir a cazar, no preocuparse de si se ha hecho presa con cada disparo y considerarte un fantástico cazador.

 

De momento estas dos soluciones ya serán más que suficiente para herir tu orgullo. Eso es bueno, te indicará dónde hay lo que podríamos llamar una acreción de ego o un fallo en la estructura ilusoria. Sin dejar de hacer lo que te funciona y lo que te gusta, presta oídos a lo que tu gente de confianza y los veteranos que tengan tu respeto de digan. Te puede dar pistas para avanzar o para evitar problemas.

 

El tercer antídoto es la meditación, una forma de, entre otras cosas, acostumbrarte a contemplar el contenido de tu experiencia vital con ecuanimidad e imparcialidad, sin dar a ningún pensamiento, sensación o emoción un valor superior al anterior o el siguiente. En un ámbito práctico nos ayuda a relajarnos al respecto del valor de “verdad” que tiene cualquier planteamiento nuestro, ya que todos están articulados de una manera u otra dentro de nuestras narrativas. Por lo tanto ¿cómo estar completamente seguros de que lo que pensamos o sentimos es una verdad inamovible? Sólo podemos estar completamente seguros de que lo hemos pensado o sentido.

 

El cuarto antídoto

Hay una cuarta solución, llamada tener vida. Si te centras en tus amigos, familia, objetivos y preferencias será mucho más complicado que el contacto con entidades incorpóreas, dioses, reinos astrales o pokémon manifestados se imponga sobre una narrativa ya convenientemente articulada en torno a ti y tus planes.

 

Referencias:

Nadine Buchholz. Magusitis: A Hydra In Sheep’s Clothing. The Deoxyribonucleic Hyperdimension (en inglés. Visitada por última vez el 12-8-16).

Chirotus Infinitum. 2006. Know Thy Ego (en inglés. Visitada por última vez el 15-8-16).

The Kite. 2016. Meditation’s What You Need. The Kite’s Cradle (en inglés, visitada por última vez el 30-8-16).

Brad Warner. 2016. That’s Just the Content of Your Zazen. Hardcore Zen (en inglés, visitada por última vez el 30-8-16).